viernes, 9 de enero de 2009

Terremoto de solidaridad

Después del meneón y del susto, vino la tragedia.

Inimaginable conocer la dimensión del desastre, no hasta verlo en los noticieros de la tarde y visualizar las terribles escenas de deslizamientos, casas y carros destrozados y personas, hermanos ticos llorando y sufriendo un evento que a todas luces sería un punto de partida para la reflexión y la ayuda del resto de nuestro pueblo tico, ese que siempre acude al llamado de solidaridad.


Me imagino que la pobre gente de Cinchona, Los Cartagos, Poasito San Pedro y Vara Blanca, jamas olvidarán esas escenas de aludes de tierra callendo sobre vehículos, casas destrozándose con habitantes dentro, gritos e histeria colectiva... que triste.
Lo que acaba de ocurrir es terrible, tantas personas fallecidas de manera tan tragica, tantas otras sin casa, tantos desaparecidos y de más, dichosamente por medio de la radio y televisión me doy cuenta de la cantidad de personas ofreciendose a ayudar, de cualquier manera, agua, comida y leche empieza a llegar a los sitios de acopio, que se van multiplicando, en fin, hasta cadenas de oracion via celular.

Es inevitable pensar que somos un pueblo caritativo, pero saltan a mi cabeza dos preguntas: es suficiente con la solidaridad tica en estos momentos de dolor?, estaremos los ticos verdaderamente preparados para eventos de esta o mayor magnitud??

NO, y en lo personal me declaro culpable, no tengo un plan de evacuación decente, no hay preparada en mi casa una cajita de sorpresas con: foco (que sirva), atunes, agua, un radio etc,etc,etc... no se usted.

Entonces que... los ticos tenemos memoria de teflón, no nos acordamos de que este lindo país esta todo el tiempo meneandose a placer y que lo que nos queda es, además de ser solidarios, prepararnos mucho.

Y sin ser negativo ni alarmista, debemos acordarnos a diario que en cualquier momento nos mueven el piso, suavecito o fuertecito y estar consientes de que somos impotentes de controlar nada cuando a este tipo de situaciones se refiere, atendamos el cuido de nuestra familia y de la gente que queremos.

Seria iluso pensar que esto no se va a repetir en cualquier otro sitio del país, seria realista atender el llamado de la naturaleza y tomar consciencia de hacer lo que hay que hacer.

Un saludo fraterno a los cientos de damnificados

2 comentarios:

Milena dijo...

En momentos como este es cuando la compasion y la solidaridad se hacen presente mas que nunca, sin embargo, ¿por que ayudar a las personas unicamente cuando hay un desastre?, ¿por que la gente no alza la voz por los que no pueden y ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas desfavorecidas dia a dia y no desastre a desastre...?

Anónimo dijo...

lo que mas me dolio aparte de las victiomas, fue escuchar de boca de los habitantes de sinchona y alrededores, que primero evacuaron a los turista y despuies a los locales de estas comunidades, algunos q esubieron bajo tierra y salvados por milagro se tenian q conformar viendo los helicopteros salindo de los hoteles, que pura vida costa rica!!! siempre bajandonos los pantalones cuando vemos un extranjero con su sonrisa de dolar y pero oviamos al tico con su sonrisa de Dolor. Cèsar Angulo, (espero no borre este comentario como el pasado).