martes, 11 de enero de 2011

Año nuevo


Cada vez que cambia el año, son típicos los propósitos de año nuevo, estadísticamente estos se olvidan en menos de un mes...

Supongo que cuando inicia un año el golpe psicológico es grande y de alguna manera nos obliga a cambiar algo, puede que en nuestro interior necesitemos de alguna fecha en específico o un momento especial para decidir al fin dar el paso o tomar esa decisión importante que por motivos varios, estuvo postergada.

Para algunos como yo, el dejar de fumar fue esa decisión que tomé pero no ejecuté sino hasta un 1° de enero... hasta el momento van 5 años y algo desde ese día feliz en que finalmente le puse fin a esa estúpida y absurda costumbre.

Bajar de peso, coseguir novia o proponerle matrimonio, cambiar de trabajo o de carro, o simplemente ser mejor persona son algunos de los dulces deseos que se desvanecen en los días de enero, por falta de interés, tesón o simplemente abatidos en su nacimiento por ser concebidos a base de traguito o compromiso.

Vale entonces la pena hacer estos autocompromisos en tiempo de cambio de año?, creo que si, aunque nos ocupe la fiestilla, la comilona y demás gulas en diciembre, los propósitos no nacen en el momento, se traen desde antes de manera inconsciente hacia esta fecha, madurados (algunos) y otros no tanto, deseando ser realidad algún día.

Lo importante a mi parecer, de ponerse metas no es la fecha en que se haga, sino que se esté claramente consiente de que esa meta es realizable (casi todas lo son) y por supuesto trabajar en ello para darle fin al asunto de manera conveniente y satisfactoria, le aseguro que al cabo del tiempo se dará cuenta de lo beneficioso del asunto, cualquiera que sea.

Si ud tiene una meta, propósito, norte o compromiso y ya se le pasó el 1° día del año, no lo deje para el próximo, dele camino ya... pa'luego es tarde!

5 comentarios:

WOLVERINE dijo...

Lo felicito por haber dejado de fumar monte, esa vara mata a cualquiera a largo o corto plazo, dicen que se requiere de mucho esfuerzo y gran voluntad para dejar un vicio tan maldito.

En lo personal nunca hago propositos para año nuevo, vivo cada dìa al màs puro estilo de Hakuna Matata, y si me propongo algo pues simplemente lucho por ello hasta conseguirlo, pero eso solo en raras ocasiones, no se, pero los propositos de año nuevo nunca han estado en mi mente o en mi agenda, admiro a los que si lo hacen y logran cumplir algunos de sus propositos.

Salu2 de WOLVERINE

andrés dijo...

Asi es men, los proyectos personales no dependen de una fecha especifica. Es facil reconocer por que el fin de año la mayoria de la gente hace sus listas, que de nada sirven si no se es perseverante - como todo en la vida...

Esta bien hacerlas, cualquier dia, cualquier momento. Realizarlas y que pasen de calentura dicembrina

Julián A. dijo...

Wolverone, gracias la verdad costó pero se pudo.

Andrés, eso es, las promesas de año nuevo se hacen al calor del trago y el jolgorio....

jaguar del Platanar dijo...

como ud dice, si uno ya no traía el objetivo meses antes, es pura hablada. Con el inicio del ajetreo, en enero esas promesas caen en el olvido.

Como dijeron los compañeros, felicidades por dejar de fumar. Un logro calidá para su vida. Saludos!

Julián A. dijo...

Así es Pepe, os deseos que nacen en diciembre se mueren rápido!